11 abril, 2017

cfd

¿Ya sabes operar con CFDs? Los CFDs o Contratos por Diferencia permiten invertir sobre todo tipo de activos (subyacentes): acciones, materias primas, divisas, etc. con montos muy pequeños y gran apalancamiento. El pequeño inversor ya puede confiar en Brókers CFDs fiables y acceder a todos los valores y mercados del mundo con un par de clics. Descubre por qué todos los trádes hablan sobre los CFDs y por qué se ha convertido en un instrumento indispensable en todos los mercados mundiales.

Lo más leído sobre CFDs

CFD: ¿qué es?

Un CFD, o contrato por Diferencia (contract for Differences), se constituye como un acuerdo entre una entidad financiera ( bancos o brókers) y un inversor, mediante el cual convienen en intercambiar la diferencia del precio de un activo X (ya sean acciones, índices, etc.), en base a su precio en el momento de firmar la compra y su precio de venta al finalizar dicho contrato.

Por ello, el inversor nunca adquiere los activos en sí mismos (llamados subyacentes), lo único que posee realmente es el contrato mencionado con la entidad financiera. En otras palabras, el trader nunca tiene la propiedad física del activo. Esto permite que los CFDs ofrezcan un alto grado de apalancamiento, concediendo a los inversores la posibilidad de especular con grandes sumas de dinero a partir de una cantidad mínima inicial (el inversor puede flexibilizar más sus operaciones al no tener que movilizar gran parte de su capital). Sin embargo, este apalacamiento puede traer consigo consecuencias desastrosas para el minorista en caso de que, al término del contrato, los activos hayan perdido valor y el nivel de apalancamiento sea muy alto.

imagen sobre los cfds sobre acciones, índices, materias primas, forex, tipos y bonos

Los CFDs son instrumentos derivados que, al no tener un valor propio, basan su valor en el precio de otros activos denominados subyacentes (acciones/stocks, materias primas, índices, etc.) y por tanto, no cotizan directamente en bolsa sino en los mercados OTC  (over the counter) o extrabursátiles. Asimismo, es importante tener en cuenta que este tipo de contratos son bilaterales, directamente negociados entre las dos partes (los implicados acuerdan el reglamento que se aplicará a todas las transacciones) y sin contar con un mediador que asuma el riesgo y supervise la transparencia de precios y cotizaciones, al contrario de lo que sucede en los mercados organizados.

Tomando como referencia el tipo de subyacente, podemos separar los CFDs en varias categorias. El modus operandi es generalmente el mismo, aunque operar con algunos subyacentes conlleva mayor dificultad  (Bonos) mientras que otro son más sencillos (acciones).
El acceso a los mercados es mundial y los niveles de apalancamiento varían con respecto al activo subyacente, excepto en el caso de las acciones que no permiten apalancamiento ninguno y el trader tiene que operar con “lo puesto”.

  • CFDs de activos financieros: divisas, acciones, bonos, ETFs y tipos de interés entre otros.
  • CFDs de activos no financieros: materias primas (metales, cereales, petróleo, energía, etc.) e índices (generalmente cfds de índices bursátiles).

Los CFDs requieren un seguimiento constante y diario, ya que los valores del mercado son volátiles y dependen de varias factores; activos que hoy son rentables, pueden no serlo mañana. Así pues, se nos presenta la posibilidad de contratar un bróker online o bien, comprar activos a través de un banco.

Estas entidades son las que realmente poseen los activos y los ofrecen a los traders en calidad de CFDs. Se debe observar que estos corredores obtienen beneficios a través de las comisiones que como inversores habremos de abonar, por lo tanto, un fallo en nuestras decisiones no les supone drama mayor porque siempre se cubren las espaldas (el bróker nunca pierde).

Por regla general, nos solicitarán entre un 5% y 25% del total de la operación como garantía más comisiones (margen del contrato para abrir la operación), en caso de abrir y cerrar el contrato en la misma jornada.

Asímismo, el bróker se encargará de repartir diarimente las liquidaciones al cierre, esto es, tanto si debemos sufragar pérdidas como si obtenemos beneficios. Hay que tener presente que los conceptos que abonamos en el depósito inicial se traducen sólo como comisiones y garantías, el resto del dinero con el cual operamos es en realidad un préstamo del bróker.

Al terminar la sesión (el día) podemos: o bien cerrar las posiciones, o bien mantenerlas abiertas. Si mantenemos las posiciones abiertas durante la noche (a partir de las 23.00), el bróker llevará a cabo un ajuste de intereses basándose en tasas de financiación interfinancieras (como por ej. el EURÍBOR) y nos cobrará de acuerdo a nuestras posiciones abiertas. Para el bróker (que no está presentando su dinero) esto significa “ampliar” el crédito que hemos solicitado un día más, de ahí que también nos cobre un nuevo interés. No se recomienda desactivar los stops garantizados: si la posición incurre en pérdidas y el inversor no responde a la llamada al margen (para que iguale el depósito mínimo exigido), el bróker cerrará él mismo las posiciones.

La volatilidad afecta directamenta a los costes de los CFDs y al funcionamiento de los mercados. Frente a comunicados de prensa, cambios económicos, nuevas políticas financieras, etc., el precio de los spreads puede subir o bajar de acuerdo al nivel de incertidumbre y al riesgo que resulte de invertir en X activo. Por lo tanto, una crisis del petróleo hará subir o bajar los precios de los CFDs sobre esta materia prima. Sin embargo, dado que con los CFDs se puede invertir en mercados bajistas o alcista, una fluctuación a la baja puede producir beneficios para el tráder que utiliza esta estrategia de inversión.

Estos costes se aplican a todos los activos subyacentes (materias, índices, etc.) excepto para las acciones, las cuales se contratan por su precio real de mercado + una comisión X que aplica el bróker en cada caso. 

Precio de compra del activo Cantidad de activos a comprar Margen exigido por la entidad financiera Rentabilidad obtenida al cierre de la operación
1 10€/activo 1.000; luego el inversor habría de abonar 10 x 1.000=10.000€ Margen del 5%, luego el inversor abona en realidad 5% de 10.000= 500€ En caso de revalorización del activo: de 10 a 10,5€, el inversor ganará 500€
2 10€/activo 1.000; luego el inversor habría de abonar 10 x 1.000=10.000€ Margen del 5%, luego el inversor abona en realidad 5% de 10.000= 500€ En caso de desvalorización del activo: de 10 a 9€, el inversor no sólo perdería el monto inicial sino que además tendrá que abonar 500€ extra para mantener el contrato abierto.

Para la operativa sobre acciones, además del spread, se abona una comisión X (tarifa fija que gira en torno a los 10€) por cierre y apertura de la posición. El resto de activos se negocian sólo previo pago del spread u horquilla (diferencia entre el precio de compra y venta).
No existen costes de custodia ni canon de bolsa, sin embargo los brókers sí aplican otro tipo de comisiones por: mantener la operación abierta (una vez cierra la sesión), por stops garantizados, por el empleo de servicio X, etc.

  • Acceso a varios mercados mundiales
    No sólo se pueden adquirir activos en los mercado Españoles, sino invertir a la vez en Alemania, Estados Unidos o Argentina utilizando el mismo instrumento (cfds stocks franceses, cfds sobre índices, etc).
  • Acceso a miles de subyacentes
    Con los CFDs se puede negociar prácticamente sobre cualquier activo cotizado (a nivel mundial), ya sea acciones como materias primas, divisas, bonos, cfds sobre índices, EFTs, etc.
  • Empezar a invertir con pequeñas cantidades
    Dado que el inversor ya no adquiere el activo físico, los CFDs permiten operar con apalancamiento en todos los valores (excepto las acciones). Esto es, el bróker sólo exigirá una pequeña cantidad para abrir la operación, a saber; un depósito como garantía (generalmente un % del total de la posición).
  • Stops garantizados:
    Este tipo de orden sólo está disponible para los CFDs.  Se trata de un seguro que se activa automáticamente y cierra las posiciones en el momento que las pérdidas superan el capital invertido en el depósito inicial.
  • Operar en corto y en largo
    A diferenciar de lo que ocurre con otros instrumentos, los CFDs permiten abrir y cerrar operaciones de compra (largas) o venta (cortas) y obtener beneficios de las fluctuaciones bajistas y/o alcistas del mercado.
  • Intrucir órdenes:
    A parte de los stops garantizados, podemos introducir todo tipo de órdenes habituales (OCO, orden para el día, órdenes de contingencia u órdenes condicionadas a la activación de otras órdenes, etc.)
  • Costes 
    Los CFDs son uno de los instrumentos más rentables en este aspecto, no aplican comisiones de custodia ni canon de bolsa. El tráder tiene que abonar normalmente una comisión para los CFDs sobre acciones o un spread para el resto de activos. No obstante, existe otro tipo de costes (por ejemplo, para las transacciones nocturnas, los stops garantizados, etc.) que sería necesario revisar en cada caso concreto.
  • Brókers regulados y profesionales
    Actualmente muchos brókers CFDs ofrecen servicios serios y profesionales, precios competitivos y un establishment seguro y fiable.  Además, en la mayoría de los casos se suele ofrecer una Demo sin límites  y sin costes (a veces incluso con dinero ficticio) para que el trader se familiarice con la plataforma de trading antes de invertir con dinero real.
infografía con la siguiente leyenda: mejores brókers de CFDs
Los 10 Mejores Brókers de CFDs
Consulta el Top10 con los mejores Brókers para invertir en CFDs.
Seguir leyendo »

  1. Busca un bróker CFDs fiable y regulado
    Fíjate también en los costes, los instrumentos disponibles y la posibilidad de asistir a su escuela de trading entre otros.
  2. Comienza abriendo una Demo
    Tanto mejor si puedes operar con dinero ficiticio así como probar la plataforma de trading sin límites (temporales, funcionales, etc.)
  3. Aségurate de que la plataforma de trading y el bróker son idóneos:
    Comprueba la usabilidad de la herramienta, sus gráficos, órdenes, ejecución, análisis disponibles, servicio de atención al cliente, etc. Durante este tiempo podrás fijar una estrategia de inversión.
  4. No utilices el apalancamiento hasta estar seguro en el trading:
    Regla de oro para no perder el depósito con una mala jugada. Por ello muchos expertos recomiendan comenzar con las acciones, ya que no permiten margen.
  5. Diversifica tu cartera de inversiones
    No apostar toda la inversión a una sola acción de compraventa. Mejor invertir pequeñas cantidades distribuidas en varias posiciones.
  6. Fija una estrategia de inversión
    Decide si quieres ir en largo o en corto, o ambos. Con los CFDs te puedes beneficiar de las fluctuaciones del mercado tanto alcistas como bajistas. Existen igualmente una amplia gama de subyacentes con los que operar, por lo que podrás elegir entre varias opciones.
  7. Liquidez y horario de mercado
    Recuerda que al invertir en horarios donde hay más participantes operando, se reducen los costes de los spreads y por lo tanto, pagas menos. Esto es así porque hay más liquidez (cuanto más comprador haya) y menos riesgo.
  8. Volatilidad del mercado
    Las noticias financieras, los comunicados de prensa o eventos económicos afectan directamente a los precios de los instrumentos cotizados. Por tanto, los spreads y los costes pueden aumentar o disminuir de acuerdo a la desconfianza y riesgo de inversión que el activo X genere. Los CFDs permiten invertir en mercados tanto alcistas como bajistas, por lo que una fluctuación a la baja puede convertirse en una ganancia.

Recuerda que al invertir en instrumentos de renta variable tu capital está en riesgo. Leer nota de riesgo.