10 abril, 2017

Acciones

¿Estás pensando en sacarle partido a esos ahorrillos e invertir en acciones? Ciertamente las acciones de bolsa pueden ser una opción muy rentable si sabes cómo invertir y cuál es el bróker más idóneo para tu estrategia de trading. No sólo el mercado continuo ofrece una amplia gama de acciones (los valores más solicitados forman parte del famoso IBEX 35), sino también los mercados europeos e internacionales. ¿Ya tienes claro qué acciones te interesan y cuál es el bróker de bolsa más barato? ¡Te explicamos todo lo que necesitas saber paso a paso!

 
Lo más leído sobre Acciones

¿Qué es una Acción?

Se define como cada una de las partes en las que se divide el capital de una sociedad, representando una de las fracciones iguales en las que se ha distribuído su riqueza.

Por consiguiente, cada vez que adquirimos una acción vinculada a una empresa, estamos comprando una pequeña parte de la misma. Las empresas que emiten acciones en bolsa ofrecen ventajas tales como: la revalorización y la venta de sus acciones (pues no tienen fecha de vencimiento), depediendo siempre de los valores del mercado; aquellas que no cotizan permanecen, por el contrario, al margen de lo expuesto.

Así pues, el valor de una acción que cotiza en bolsa, no refleja el estado financiero real de una empresa (¡ojo!), sino que se basa en las predicciones de futuro auguradas por los inversores acerca del buen o mal funcionamiento del negocio. No obstante, no todo el sistema financiero se sustenta de cábalas y lectura de vísceras, pues el precio de las acciones está relacionado en gran medida con los informes de rentabilidad que cada empresa publica unas 4 veces al año. Es necesario advertir que la evolución de una acción dependerá además de varios factores (no sólo del buen funcionamiento de la compañía), sino también de la situación económica del país, la inflación, el estado de los mercados, etc.

Existen dos tipos básicos de acciones:
 

  • Acciones ordinarias
    Son aquellas que representan la parte proporcional (acción) que se haya adquirido del capital social de una empresa. En otras palabras, el inversor es propietario de la parte proporcional de empresa que haya comprado mediante las acciones. Por este motivo, las acciones ordinarias o comunes no tienen fecha de caducidad (mientras la empresa siga operativa) e indemnizan a los inversores con sus fondos (tras el pago prioritario a los tenedores de bonos, acreedores y accionistas preferentes), en caso de que la compañía quiebre.

    Los propietarios de las acciones ordinarias no comparten de forma igualitaria los mismos derechos, como por ejemplo, la posibilidad de votar en las juntas. Las empresas disponen de antemano a qué derechos van a tener acceso los accionistas (ya sea votaciones como obtención de beneficios); motivo por el cual han surgido varias clases de acciones que acotan o aumentan los derechos del inversor: A-share , B-share y C-share.

    A modo de resumen, estos son algunos de los derechos a los que dan acceso las mencionadas acciones (dependiendo en cada caso de lo dispuesto por la empresa X): derecho al voto en las juntas de accionistas, derecho a la liquidación de los activos (en caso de quiebra), derecho a la obtención de beneficios (lo que se conoce en la jerga financiera como “dividendos”) y derecho de propiedad entre otros.
  •  

  • Acciones preferentes
    A diferencia de las ordinarias, las acciones preferentes no representan la parte proporcional (adquirida en forma de acción) del capital social de una empresa y por lo tanto no se le asigna al tenedor ninguna cuota de participación. Se denominan preferentes ya que a la hora de cobrar dividendos o en el caso de que la entidad quebrase, las acciones preferentes se liquidan antes que las acciones ordinarias (pero después de los bonos y los acreedores). No tienen fecha de caducidad y generalmente no otorgan el derecho a voto. No es común toparse con ellas en el mercado continuo puesto son más propias de las compañías privadas.

Los motivos son varios: puede tratarse de enriquecimiento personal, de esta manera los propietarios vendiendo parte de sus activos, obtienen beneficios y continúan controlando gran parte de la firma. Otros tipos de inversión pueden estar directamente destinados a las arcas de la empresa, buscando en todo caso la obtención de recursos para o bien acometer nuevos proyectos, o bien para crecer, absorver competidores, etc. En cualquier caso, las empresas venden sus acciones para conseguir financiación sea cual sea el objetivo de la misma.

Al haber adquirido una parte de la empresa, nos convertimos por consiguiente en co-propietarios de la firma. Luego, en el futuro tendremos la posibilidad de vender las acciones adquiridas por un precio más elevado, en el caso de que suba su cotización, y enriquecernos así con la diferencia. Asimismo la mayoría de las empresas ofrece a sus inversores un tipo de remuneración denominada dividendo, que será el reflejo de los beneficios obtenidos por el buen funcionamiento de la corporación. En cuanto el establecimiento de su patrimonio capital como el costo de cada acción serán más difíciles de determinar. En todo caso, el futuro accionista habrá de contemplar qué beneficios obtendría en cada situación particular.

Las acciones pueden ser adquiridas mediante dos opciones: o bien a través de un bróker, o bien de forma “independiente” (lo cual no significa “sin intermediarios”).
 

  • Comprar acciones sin la ayuda de un bróker
    Las acciones de aquellas empresas que no cotizan en bolsa pueden ser adquiridas directamente en la propia firma y su gestión es en cada caso distinta. Las acciones de aquellas empresas que cotizan en bolsa no pueden ser adquiridas a título personal, es forzosamente necesario contratar un intermediario.

    Las comisiones que cobran estos terceros no están reguladas, por lo tanto el tráder tiene que estar atento a todos los costes derivados que podrían ocasionarse.

    ¿Cómo funciona esto? El inversor tendrá que abrirse una cuenta de valores, en la cual en lugar de dinero se depositarán acciones u otros valores. Estas cuentas están asociadas a su vez a una cuenta corriente tradicional, de la cual se deduce por una parte dinero al ejecutar una orden de compra y en la cual se ingresarán, por otra parte, las ganancias obtenidas.

    Las órdenes de compra/venta se formalizan a través de formularios determinados con dicha entidad, cuya forma varía en cada caso. Las tarifas a abonar pueden derivarse o bien a partir de cada operación (independientemente del monto total con el que se trabaje) o a partir de cada acción individualmente.
  •  
     

  • Comprar acciones con un bróker
    En este caso el bróker se encargá de llevar a cabo las operaciones de compraventa de nuestras acciones.

    Igualmente será necesaria la apertura de una cuenta de valores asociada a una cuenta corriente, las cuales gestionaremos con el bróker. Las órdenes son impuestas por el tráder y el bróker las ejecuta o lanza al mercado en nombre del inversor.

    Las comisiones que cobran pueden ser, como en el caso anterior, de dos tipos: por acción o por operación, teniendo además presentes las comisiones por mantenimiento, gestión y/o administración de nuestras cuentas. Los mejores corredores suelen ofrecer una reinversión de los dividendos sin costes.
infografía que reza: los mejores brókers online de España
Los 10 Mejores Brókers de Bolsa
Compara y encuentra al mejor bróker de bolsa para comprar acciones
Seguir leyendo »

¿Quieres saber más sobre Acciones? También te puede interesar…

aprender a invertir en bolsa

Tutorial de bolsa para principiantes:
conceptos básicos, las bolsas y su funcionamiento, cómo invertir paso a paso, etc.

Aprende a invertir en bolsa »

broker degiro

¿Sabías que Degiro es el bróker más barato para comprar acciones?
Consulta su ficha con toda la info: regulación, cuentas, plataforma de trading, etc.

Leer análisis »

brokers españoles

Consulta el listado de Brókers con pedigrí español:
nacidos y criados en España, regulados por la CNMV y con sucursales en territorio nacional

Brókers españoles »